Acoso callejero, el pan de todos los días de las mujeres

Por: Priscila Amaro

‘’Ya no puedes ni caminar sola, sin que te chiflen o te digan algún piropo sucio que no hayas pedido, es horrible saber que existen hombres con hijas, hermanas y madres y aun así actúen de esa manera tan grotesca, frente a las demás mujeres’’.

Esa es una de las tantas declaraciones de mujeres regiomontanas sobre acciones o eventualidades que se repiten día a día.

El principal problema cotidiano y sistemático que las mujeres encuentran en los espacios públicos en el Área Metropolitana de Monterrey es el acoso sexual.

Esto hace referencia a diferentes formas de acercamiento con connotaciones sexuales no consentido hacia las mujeres, incluido el tocamiento, silbido, los roces, gritos, groserías, así como generar incomodidad a través de la persecución con la mirada fija y lasciva.

El acoso verbal y no verbal que sufren las mujeres condiciona de forma cotidiana su paso por la ciudad. El miedo y la inseguridad son dos factores claves que segregan a las mujeres de ciertos espacios públicos.

Ante dicha situación, las mujeres desarrollan determinadas estrategias, como el uso de auriculares para no escuchar lo que les gritan o les dicen, hasta elegir su ropa según el lugar al que vayan a dirigirse, así como evitar transitar por la ciudad de noche.

Esta aparece como el gran factor de inseguridad y miedo entre las mujeres; existen estudios y publicaciones oficiales las cuales señalan que en las horas en las que se oculta el sol ‘’las mujeres se sienten mas vulnerables’’.

El temor a sufrir una agresión sexual en el transporte publico también esta presente en ellas.

Una usuaria del transporte urbano nos narra como fue que ella vivió en carne propia tal situación:

‘’Yo solo estaba sentada, esperando mi parada, no me había percatado de nada, ya que yo venía muy entretenida leyendo y enviando textos, un hombre iba parado a un costado mío, y sentí como su miembro iba endureciéndose cada vez más, el muy cerdo se iba rozando con mi cuerpo, provocándose placer sin importar el miedo o incomodidad que me estaba provocando a mi, me quede helada, comúnmente no soy de las que se queda callada ante chiflidos o gritos, pero no supe como reaccionar, lo empuje con mi hombro y se dio cuenta de que me percate de lo que hacía y fue cuando paró, nunca me había sentido tan sucia y usada, me arrepiento de no haber hecho mas por defenderme’’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s