Un mundo ajeno

Por: Daniela Garza

Asumir, a eso está acostumbrada la gente, que fácil para muchos asumir que la mujer no sabe de deportes, que es “un mundo ajeno a ella”, incomprensible, que no le interesa en absoluto, ¿Qué contenido entonces es el único que le interesa? ¿Los espectáculos, el cotilleo, los tips de belleza, el hogar? Si pudiera insertar en este texto el sonido de ERROR cuando das una respuesta incorrecta lo insertaría.

El tabú de que el deporte y las mujeres no se llevan bien, aún existe y nos persigue, aún continúan los prejuicios contra aquellas que saben de deporte o practican alguno Y…  ¿Qué pasa cuando alguien busca romper con ese tabú o con esa imposición social? ¡Olvídate! se convierte en una falta gravísima y mal vista. 

Víctimas por discriminación de género, hasta escribirlo me resulta absurdo, una discriminación por nacer dentro de una u otra categoría sexual, nacer hombre o nacer mujer inmediatamente te obliga a comportarte, a pensar y a actuar de cierta manera, ¡como si fuéramos títeres de un sistema!, tal vez se lea esto con tono dramático, pero quedo fría al analizar y pensar en ello. 

¡Qué bien nos han controlado durante tanto tiempo! así se han desarrollado anteriores generaciones a nosotros, en la firme convicción de que estas conductas son las únicas correctas, porque así lo dicta la sociedad, ojo ¿y quién no quiere ser reconocido o aceptado por la misma? Si eres mujer y te gustan los deportes “no sabe de lo que habla” “marimacha”, si eres hombre y no te interesan los deportes, “afeminado” “maricón” esas son algunas de las palabras y comentarios que continúan utilizándose como insulto y que terminan generando un estigma social. 

La discriminación de género prevalece no solo en los medios de comunicación, también al interior de las instituciones deportivas, en la familia, en la comunidad, en el día a día, solo voltea a tu alrededor, la encuentras en todos lados. 

¿Los medios de comunicación te conectan con la realidad no? tan solo prende el televisor, la radio, agarra un periódico o entra desde el móvil a tus redes sociales, no es mentira cuando menciono el reducido numero de mujeres en los medios de comunicación que participan o presentan espacios deportivos, un número relativamente bajo de mujeres se dedican al periodismo deportivo, y aquí te doy la respuesta,  es porque esta área en particular sigue siendo una especialidad predominantemente masculina, no solo en México, en países de todo el mundo. 

No es mentira que las mujeres que practican un deporte, las deportistas, son “sombra” en un programa o sección deportiva, como la noticia final o menos relevante, con titulares que hacen énfasis en su apariencia física, en la edad, en su familia, no en lo más importante de la noticia, peor aún si hablamos de la discriminación que han de sufrir dentro de las instituciones deportivas, ahí no acabamos. 

¿Quién dijo que la actividad física solo se atribuye a un género? qué aburrido. ¿Quién decidió por todos los demás? Hay una gran brecha entre el deporte femenino y el masculino en cuanto a relevancia, salarios y número de personas que lo practican. Una gran tarea y esfuerzo se nos viene encima.

Justo ahora no tengo la respuesta de cuándo el deporte femenino podrá equipararse al masculino, solo sé que tenemos responsabilidad en ello, empezará por cada uno de nosotros ser más conscientes de la situación que se vive y por supuesto de los que generan la opinión pública, los medios de comunicación, responsables desde su posición de crear esa perspectiva de género que tanto se necesita, de desafiar estas normas impuestas, solo así se dará una verdadera y justa representación, una imagen y cobertura equilibrada de los deportes. 

Mi total respeto por aquellas personas que luchan por romper estos estereotipos y estos obstáculos impuestos, aquellos que no pierden su esencia ni su sentir, solo por encajar. Personas dignas de admiración, en este caso un mensaje para las mujeres fuertes, valientes y ganadoras, que deberían ser más valoradas como personas y como atletas. 

La lucha de las mujeres por ser reconocidas sigue al pie del cañón, poco a poco busca romper limitaciones y estereotipos, no solo en el ámbito deportivo, no solo para el beneficio de ellas, para el de ellos, para el de todos. 

Así que dejemos de pensar que es un mundo ajeno, dejemos de suponer y asumir lo que le debe interesar o no a los demás, dejemos de guiarnos por el sexo, mejor guiémonos por la empatía y por los hechos, que son los que hablan al final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s